El Caballero, la Mujer y el Cura (Popurri semioclasta)


1. El otro día, en la radio, el President de la Generalitat de Valencia, cuyo apellido es Fabra –lo digo porque este post va de la importancia de las palabras—explicaba ante el siempre solícito e inofensivo Francino el secreto último de las medidas del Gobierno estatal. El discurso es más o menos el siguiente: “Estamos pidiendo sacrificios a las amas de casa, a los trabajadores [ojito al paradigma de género], a todos los españoles… Pues es normal que los españoles nos pidan también a los responsables públicos y a las Administraciones que compartamos ese sacrificio y también nosotros nos apretemos el cinturón” La idiota o el idiota que lo escucha –incluido ese portero siempre en salida falsa que es Francino, a quien Arenas, a la cara, llamó la semana pasada “Don Carlos”—se traga varias cosas.

La primera, que las Administraciones Públicas y sus responsables tienen y gastan un dinero propio, que es suyo y que pueden administrar a su antojo. En este caso, con el antojo de gastar en misas lo que ahorran en servicios para todos, pongo por caso.

La segunda, la ocultación de que el hecho de que las Administraciones se aprieten el cinturón significa que el ciudadano o la ciudadana se lo tienen que apretar dos veces. Porque el dinero y las prestaciones también son suyas, no del PP ni del gobierno de turno.

Pero cuela. Se llama poder del discurso y ese día ni Francino ni los de la izquierda española fueron a clase.

2. En la nueva publicidad institucional de Bankia hay cuatro mujeres. La primera, una enfermera que ayuda a una mujer no vista a parir un niño. La segunda, una estudiante que entrega a su profesor, un hombre, un trabajo. La tercera, la pareja del dueño de un bar (puede que ella también sea socia); mientras él hace papeles, ella limpia y ordena las mesas. La cuarta, una cantante de ópera o actriz.

Todo lo demás son hombres en posición de liderazgo, de camaradería viril (tan cara a las esencias de nuestro nacional-liberalismo), de petición de cuentas. Enfermera, actriz, alumna, limpiadora, madre.

Mucho más sutil que la mujer que grita ridículamente “¡Vip Expreeeees!” en un gesto triunfante contra las manchas.

Pero cuela. Se llama poder del discurso y lo perfeccionaron Göbbels y su secretario por aquél entonces, Himmler.

3. Cuando un Tribunal Superior bendice un colegio concertado próximo a la Obra en el que se segrega a menores por cuestión de sexo está bendiciendo que paguemos con dinero público la violación de la Constitución, para la que, hasta donde he leído, todos somos iguales.

Cuando la jerarquía católica se opone a la despenalización del aborto, lo que pretende, aunque no lo diga, es que, además de pecado, lo que prescribe sea delito. Lo que implica que mujeres que aborten y profesionales de la medicina que coadyuven vayan a la cárcel y paguen por ese delito.

Cuando la jerarquía católica se manifiesta contra la educación para la ciudadanía, la promoción de la prevención de las ETS mediante el uso de anticonceptivos y la venta sin receta de la llamada “píldora del día después”, lo cifra todo en torno a un “ataque laicista”. Las víctimas, las personas que quieren que su creencia sea ley. Los opresores, quienes queremos que las personas elijan en libertad sus opciones vitales, respetando la creencia de cada cual.

Eso es lo que implica tanta manifestación con sotana, que ya no veremos ahora que maman a los pechos de nuestro ínclito exalcalde madrileño.

Pero cuela. Porque el discurso se arma desde una pretendida ciencia que reflexiona sobre un objeto que ella misma inventa, la teología. Y llevan dos milenios armándolo.

La economía funciona ahora como la teología, porque la derecha no sabe armar discurso sin montar mandamientos, verdades de fe y cleros. Así que ojito, que las teologías suelen traer consigo dogmas, evangelizaciones y hogueras.

Rezad lo que sepáis. Notablemente, eso es lo que dice el tema musical de fondo en el anuncio de Bankia que he mencionado. Lo que, viniendo de una entidad financiera, da un poco de escalofrío paranormal, ¿no?

Anuncios

, , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: