Archivos para 6 abril 2014

Uno de los Nuestros


Siempre me ha llamado la atención que uno de los factores por los que las fuerzas anti-mercados , anti-derecha, anti-liberales, que en el siglo XX se llamaban “de izquierda” nunca sea mencionado, o se mencione apenas de pasada en alguna sobremesa etílica yéndose donde se van las buenas ideas cuando uno no está ante el ordenador, o en un foro de debate.

Ese factor es que, a diferencia de la derecha, las organizaciones que luchan por lo que lucha la izquierda en la batalla política no apoyan a “sus” partidos. Todo el mundo sabe, porque las declaraciones públicas son constantes, que la CEOE, la Iglesia institución (obispos, líderes de opinión, Opus…), las patronales diversas, el noventa por ciento de los poderes mediáticos, las energéticas, las eléctricas –suponiendo que haya diferencias–, las multinacionales de todos los sectores,… votarán y pedirán el voto para el PP.

Pedírán ese voto sin vergüenza, sin ambages, sin matices, sin exigencias. Saben muy bien que los “populares” gobiernan por y para ellos, que se sostiene en todos esos sujetos y ellos sostienen su chiringuito. Saben muy bien que los votantes del PP, que salen de misa con su papeleta en la mano, antes del vermú les escuchan, les inundan de información aterradora, les movilizan. Casi les ordenan que paren a la horda roja. Y van. Vaya si van. Porque, hagan lo que hagan, votan por los suyos, sean quienes sean. Es una visión futbolera, en la que si a Bárcenas le pitan penalty injusto, recordarán la mano dentro del área de los ERE. No miden ni valoran. Simplemente todos van.

Por contraste, voy a poner el ejemplo de Equo. En el Estado hay numerosas organizaciones no alineadas, como Greenpeace, WWWF Adena, SEO Birdlife, Ecologistas en Acción…, comprometidas con el medio ambiente. Hay asociaciones contra la troika y contra el monopolio solar, como Ecoo, como todos los grupos que se han sumado a la DeSolbediencia Energética, cooperativas energéticas como Goiener, Som Energia,… Viveros de empresas de triple balance, ONGDs… Y todas mantienen una neutralidad exquisita. El 90% de estas entidades han contribuido decisivamente en la construcción del partido, de su programa, de su orientación, de su comunicación y su presencia en redes. Muchas de las personas que trabajan en esas organizaciones son muy “próximas” a Equo, llegando incluso a simpatizar o militar. Y sin embargo no pedirán el voto para Equo.

¿Por qué? ¿Porque eso pondría en peligro su no alineación? La Iglesia Católica no parece perder independencia, adeptos ni contribuyentes por pedir el voto popular. ¿Por miedo a perder subvenciones? Dudo mucho que este partido, ni ese PSOE de centro-derecha que nos desgobernó sean muy proclives a invertir fondos estatales en estas alternativas, y menos vigilados por UNESA y otros buitres.

No: hay una razón más profunda. La de la pureza. La de no excluir ni sentirse excluyentes. La de mantener una “independencia”… Bueno, todo eso es muy respetable. Creo que personalmente conecto con todas esas entidades y personas porque son cercanas a mí, a mis valores, a los de mi partido. Y las comprendo y no dejo de apreciarlas por ello.

Pero que quede claro, mientras tanto, que los otros, los de enfrente (los de arriba, más bien) saben ponerse detrás de uno de los suyos. El que sea, aunque uno sea un vago redomado con frenillo, otra sea una delincuente, otro sea convicto de estafa, otro, de complejo de Napoleón. De igual. Ellos empujarán a una a uno de los suyos.

 

Pero nosotros no tendremos detrás a nadie que esté con uno de los nuestros. Y en estas Elecciones Europeas haría falta.

 

Mucha.

Anuncios

Deja un comentario