Poder con los detalles. Las elecciones de Mayo.


Cuando empezó la campaña, Equo tenía la expectativa de, tras un gran esfuerzo de la militancia, conseguir en coalición con otras fuerzas políticas la entrada en las instituciones por primera vez. Ya en Euskadi nos habían separado de ese objetivo poco más de 600 votos. En esta ocasión, con un gasto de poco más del triple que en el País Vasco, sin apoyos mediáticos, apoyados en una coalición amplia y con un enorme esfuerzo territorial, el objetivo se consiguió de sobra. Se obtuvo el escaño nº 43 de os 54 en juego y “sobraron” para las divisiones D’Hont más de 50.000 votos. Nunca estuvimos cerca del drama que vivió VOX. Después de un millón de euros cedió el último resto a Ciutadans por algo menos de 2.200 votos.

El 25 de mayo pasado, antes de los resultados, muchos de los presentes asistimos con perplejidad (algunos con entusiasmo) a la entrada de Equo en el mapa político. Algo que muy pocos dábamos por seguro antes del recuento se había hecho realidad. Tras tres años de experiencias irregulares, algunas frustrantes, el objetivo se consiguió.

Pero la noticia de la noche era Podemos. En menos de cuatro meses habían constituido un partido, habían puesto al frente a un líder y habían logrado más de un millón de votos. Cinco escaños. En caliente, muchos sintieron que Podemos había “robado” votos de nuestro espacio, que habían ocupado el lugar que “nos” correspondía. Que todo lo habían hecho bien. También en caliente hubo un reflejo inmediato de echarse en brazos de Podemos, de surfear la ola, de sumarse al tsunami. De ser otros, en definitiva, de triunfar más, porque nuestro triunfo había sido magro, coaligado, deudor. Y el suyo había sido en solitario, limpio y morondo, avasallador.
En frío y en caliente, sin embargo, yo tuve miedo. Porque todo era cierto, con salvedades sistémicas e históricas que me daban escalofríos. No porque la formación en sí misma no sea próxima. Lo es en muchos aspectos políticos y personales. Lo es en cuanto a la bolsa de voto que ha logrado movilizar, hermana de la “nuestra”: una zona enorme de la “nuestra”. Convergeremos con ellos en muchos escenarios personales y políticos, porque es inevitable: nos une mucho más de lo que nos separa. No: me daba miedo por lo que se olvidaba.

Lo que muchas y muchos estaban olvidando en el calor de una victoria ajena eran detalles que para mí, como investigador social, como historiador aficionado (muy aficionado, es decir muy amateur) y como analista político, no son menores ni se pueden olvidar. Porque son cosas que no molestan en sí mismas, detallitos que tienen justificación fácil, rápida. Porque llaman la atención un poco y luego se olvidan. Todas esas son características de los detalles importantes.

Por ejemplo, la discusión sobre si la foto del amado líder es válida como logo para una papeleta me parece estéril. El pequeño detalle es que más de un millón de personas ha votado una papeleta con el rostro de un líder. No sé lo que hubiéramos pensado de esa papeleta en Honduras o en Iraq, por poner dos casos.

Otro detallito: el hecho de que una formación que no tiene más discurso –en el corro social, en el imaginario electoral– que el discurso “contra la casta” haciendo suyas las propuestas asamblearias, horizontales, no personalistas y de radicalidad democrática emergidas de la demanda ciudadana haya aceptado, vendido y explotado el éxito de un líder indiscutible e indiscutido. Que, pequeño detalle, pone su foto en la papeleta como logo del partido.

Hay más detallitos. Como el sueldazo del contrato con Cuatro para sus tertulias, el apoyo del grupo Planeta. La sospecha de que al PPSOE se le fue de las manos interponer al peón para debilitar a la dama de Cayo Lara. La postulación durante la campaña del amado líder para las Generales de dentro de año y medio, el que se hayan apuntado hasta la abdicación del ciudadano Juan Carlos, el voto de ultimísima hora, la constatación de que cada minuto de televisión vale por cincuenta mil militantes.

De ahí la rabia de quienes se patearon asfaltos, arenas y adoquines o se comieron horas de AVE, avión, coche… para arrancar un voto; para explicar casi persona a persona una alternativa compleja con soluciones a medio y largo plazo; para captar un voto consciente, razonable y razonado, para oponer al caos propuestas pensadas, elaboradas con la ciudadanía; para dar a conocer nuestras primarias abiertas, para mostrar nuestra transparencia. Todo eso lo barrió la técnica pura. El puro laboratorio mediático. La constatación de que desde que en los años veinte del siglo pasado se inventase la propaganda como método de nada vale ser lo mejor si no tienes los medios de tu lado. Si no tienes la valentía de señalar un enemigo y movilizar a tus seguidores contra ese enemigo, real o ficticio. Si no tienes el descaro de no decir nada siempre que lo digas como la gente lo quiere oír.

Por todo eso, aún hoy, en frío, prefiero nuestro éxito, pequeñito, luchado, proporcionalmente modesto, a su victoria. Porque me gusta fijarme en los detalles.

Anuncios

, , ,

  1. #1 por ivanperezmarinas el junio 4, 2014 - 4:41 pm

    ¿Y por qué no dices nada de que, por tus graves errores de estrategia de campaña como director de la misma, hemos perdido el 2º escaño, el exclusivo de EQUO?

    Deja de echarle la culpa a Podemos y asume las consecuencias.

    Fdo.: Iván Pérez Marinas

  2. #2 por David el junio 6, 2014 - 9:00 pm

    Estoy de acuerdo contigo en que el éxito de Equo es un éxito en sí mismo. No se lo puede relativizar y hacer el cálculo “de Excel” de “Podemos nos ha robado votos”.
    Ahora bien, que la foto del amado líder no me parece un detalle estéril: es cuestión de formas. Es la punta del iceberg de lo que llamas el “discurso único” (totalmente cierto). Y para mí eso es tan importante como el fondo mismo. Conseguir votos con “populismo” (xq ese discurso es populista, analizado desde cualquier punto de vista) es EXACTAMENTE lo que hace “la casta”. Engañar al electorado: por eso duele que Podemos vaya de “anti-casta” y sea tan casta como la casta.
    La campaña de Equo fue, al menos externamente, maravillosa. Yo me he emocionado y pensado en los 2 escaños. Aún así, 1 diputado está genial. Enhorabuena!

  3. #3 por david caldera el agosto 21, 2014 - 7:09 pm

    Buenas Juvenal,

    no hay que caer en el populismo de PODEMOS pero está claro que tampoco funciona no estar en los medios ni mantener un discurso que orbita principalmente sobre temas medioambientales. He votado a EQUO dos veces pero votaré a Podemos si EQUO no reorienta su discurso político hacia lo URGENTE.

    Aclaro que conozco bien las implicaciones de la 2ª Ley de la Termodinámica en la sociedad. Entiendo la necesidad (y dificultad) de decrecer en un sistema económico basado en la complejidad y la crematística.

    Te planteo a continuación mi crítica a EQUO y una propuesta de mejora. Primero el diagnóstico: ¿por qué PODEMOS ha adquirido el momentum? En mi opinión por dos razones: su discurso se centra en lo URGENTE y han sabido crear impacto mediático.

    Problemas de EQUO: su discurso y su estrategia de comunicación.

    A)Discurso

    EQUO se centra en el largo plazo (la sostenibilidad del modelo), y deja difuminado lo urgente (la desigualdad de rentas). No sois lo suficientemente Marxistas.

    Sabemos que el discurso ecologista es complejo de trasmitir y de asimilar y es ANTIPATICO, va en contra de la programación social a la que fuimos sometidos los nacidos entre 1960-1990. Por tanto si queréis mejorar vuestros resultados debéis tener en cuentas dos elementos sociológicos clave:

    -las necesidades presentes de los españoles
    -el grado altísimo de resistencia racional y emocional de la población a aceptar vivir con menos comodidades.

    El discurso ecológico de EQUO no cala porque el nivel medio de educación aritmética, económica y política de este país no permite a la gente asimilar un discurso tan complejo en lo analítico y tan duro en lo psicológico. Y de eso se han aprovechado los lobbyes de todo tipo (Hidrógeno, fusión, algas, etc…) para convencer a la gente de que “ya inventarán algo”, cuando sabemos que de ésta no nos va a sacar ninguna solución tecnológica ni sustancia mágica. Por tanto, debéis asumir que la gente no es receptiva porque el discurso de EQUO no ofrece “esperanzas”. Y es por eso que la estrategia no puede ser pedagógica, sino oportunista, en un sentido más oriental (Sun Tzu) que occidental (Maquiavelo).

    Debéis hablar en primer lugar de DESIGUALDAD DE RENTAS, porque es de lo que toca hablar hoy en el mundo (PODEMOS conecta porque eso forma parte esencial de su discurso). Pero a diferencia de PODEMOS, que no tiene un verdadero análisis económico, bajar a los DETALLES, y explicar los componentes REALES de esa desigualdad y las políticas correctoras.

    Ese discurso de detalle debe estar basado en el ENFOQUE DE LA RENTA NACIONAL, porque es el único estructural (y estructuralista ;), que explique que:

    1 Esto es una guerra, pues hay emplear los términos adecuados. Nos han estafado porque estamos en guerra. Y PODEMOS conecta porque apela a esa evidencia. Asumámoslo pues.

    2. Es una guerra económica entre Rentismo financiero vs trabajadores y empresas productivas. Y hacer entender a los españoles que el PIB-renta está formado por 6 vasos comunicantes:

    — rentas inmobiliarias (plusvalías y alquileres);
    — pensiones;
    — rentas financieras fijas;
    — supersalarios;
    — salarios; y
    — rentas empresariales.

    Y que llevamos 8 años en un proceso suicida de represión de las rentas salariales y empresariales con la refinanciación del no-ajuste inmobiliario. Suicida porque el destino de esas rentas deberían ser el consumo y la inversión productiva.

    2) Que el verdadero peso de la deuda no está en lo público sino en la prívate taxation: rentas inmo, rentas fijas financieras y supersalarios.

    Y advertir que:

    toda vez que la represión de las rentas salariales y empresariales tiene un límite, ESTÁ MUY CLARO QUE LAS GANANCIAS DE LOS RENTISTAS FINANCIEROS VAN A TENER QUE EMPEZAR A FINANCIARSE CON PÉRDIDAS DE LOS PENSIONISTAS.

    Hay que decirles que o se bajan por ley los precios de los bienes inmobiliarios (y se jode de una vez a los nacidos entre 1940-1960) o habrá que meterle mano a las pensiones el próximo año (y joder a todos). Porque esta guerra, además, es intergeneracional.

    Y solo después de que los españoles entiendan el dilema (que hay que acabar con los usureros inmobiliarios), quién es el enemigo y se legisle contra él, empezamos a discutir sobre el cambio de modelo productivo y hablamos de renovables.

    Pero hay que dejar de hablar del “futuro” y de apelar a la “humanidad” (me he leído el manifiesto de la web de EQUO) y empecemos a hablar desde el presente y a dirigirnos a los españoles. Dejar el púlpito y hablar a pié de calle.

    B) Estrategia de comunicación

    Una vez armado este discurso, buscar un candidato con capacidad para: 1) el combate cuerpo a cuerpo 2) capacidad pedagógica para trasmitir de forma sencilla conceptos de economía y de física. 3) mucho sentido de la ironía.

    Un abrazo

    David Caldera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: