Entradas etiquetadas como España

Los Posgilipollas. (Sátira IV)


Hace mucho tiempo, en una facultad muy lejana, un profesor y yo nos dimos cuenta, durante una de nuestras conversaciones, de que la mejor manera de localizar a un orador o a un pensador de segunda no era ver a quién citaba, sino precisamente determinar a quién omitía. Porque este tipo de personaje o basa su pensamiento en el autor no citado pero quiere parecer original o ese autor tiene el problema de que bien leído desmonta todos los argumentos de nuestro protagonista y, claro, no es plan.

Aquella era una época en que por lo general se usaban convenciones y conceptos establecidos porque funcionaban y no había necesidad de inventar terminología aparentemente nueva y disfrazada de neologismo para nombrar fenómenos, cosas que pasaban, sentimientos, noticias… Por ejemplo, en el colegio algunos sufríamos con los abusones, no sufrimos bullying; muchos supimos de primera mano lo que era un jefe o, en mi caso, una jefa que abusaba de nuestra capacidad, nuestro tiempo muy por encima de lo que nos pagaban, pero no sufríamos mobbing: simplemente trabajábamos para unos hijos de puta explotadores. Y así todo.

Vivíamos en un mundo conceptual algo medieval, en el que había herramientas conceptuales que usábamos porque, como tales herramientas, nos eran útiles –recordemos que /herramienta/ y /útil/ son más o menos sinónimos como sustantivos—e íbamos y las usábamos. Pero hubo un día, a finales de los ochenta, más o menos, en que todo el mundo decidió que eso de usar conceptos para nombrar cosas era una pesadez y que había que innovar, porque la posmodernidad había llegado. Abrazados a autores que no leían bien y no entendían del todo o viceversa, abandonaron todo el aparato conceptual que había deconstruido, criticado y casi derribado el aparato capitalista en sus formas de definición de la realidad, de legitimación del poder y de socialización del statu quo.

En Román paladino: un montón de gilipollas modernetas decidió que iban a inventar la rueda porque las que giraban ya no valían porque no eran nuevas. Las generaciones anteriores habíamos matado a Dios. Estos mataron a Atahualpa Yupanqui. Había que ser moderno y cargarse a Freud, a Piaget, a los estructuralistas y… ¡oh casualidad!… a Marx. La posmodernidad abrazó a Eco porque no llegaba a las consecuencias a las que había llegado Foucault; abrazó a Fukushima porque la lingüística de Greimas y la antropología de Lévi-Strauss eran un engorro; abrazó a Vigotsky porque les ofrecía un salvavidas absolutista frente a las revoluciones en el aula, en la psiquiatría, en las instituciones. Abrazaron a cualquiera que no hubiera leído o que no citase a un autor fantasma marxista, estructuralista y, visto lo visto, casi un profeta. Ahora iremos con él.

La cúspide, la corona, el summum, la repera de la construcción maldita de la realidad posmoderna es ahora el concepto estúpido –y por lo tanto llamado al éxito en nuestra sociedad estúpida—de la posverdad. Con la ventaja añadida de que casi nadie sabe muy bien rellenar el neologismo –seamos benévolos—pero permite a voceros ignaros y periodistas que se creen escritores hablar casi en serio. Voy a darles una noticia: hablar de /posverdad/ es como llamar al destornillador /posdesenroscador/. Veamos cómo funciona la cosa, a ver si así…:

Un poder cualquiera se legitima a través de la normalización de su ejercicio. Esa normalización, es decir, conversión de ciertas conductas y actitudes en normas, exige una transmisión (acordaos de Berger y Luckmann)  discursiva: “Esto se hace así, esto es así, esto se define de este modo”. El discurso legitimador no se limita, de esta manera, a construir un catálogo normativo, sino que va mucho más allá: el catálogo normativo y el discurso legitimador definen, delimitan y naturalizan la realidad. Discurso legitimador, catálogo normativo y realidad definida y naturalizada son Ideología. La ideología es definida así de una manera mucho más densa que un sistema de pensamiento o una ubicación en el espectro político. La ideología es la que hace que definiciones culturales, históricas, convencionales, devengan en ley natural, en verdad no cuestionada y en guía de conducta sobre la que se arma una sociedad en un momento temporal dado.

La ideología, por tanto, hace que tomemos como ley natural lo que no es sino convención artificial. Que tomemos verdades históricas, construidas y que tuvieron un principio y tendrán un fin, como verdades ahistóricas, eternas. Que ordenemos nuestros valores y contravalores en un orden que parece estricto y nacido en la noche de los tiempos cuando la verdad es que se organizaron, como quien dice, ayer por la tarde.

Se pueden poner ejemplos a toneladas, pero elegiré uno que tiene que ver con el sexo: ahora nos parece que los compromisos sexuales entre mayores y menores de edad son abominables. Hace solo dos generaciones, y preguntad si no a los abuelos o a los bisabuelos, no era en absoluto anormal que en un matrimonio él tuviera veinte o veintidós años y ella dieciséis o incluso menos. No nos retrotraigamos al antiguo régimen, donde las bodas entre hombres de casi treinta años y niñas de doce eran normales, al menos entre las clases altas. No siga leyendo quien crea que en este párrafo he defendido la pederastia.

Y ya que estamos con el matrimonio, la justificación de la ideología medieval contra el matrimonio por amor era la siguiente: el amor está muy bien. Y el sexo. Pero el matrimonio es un contrato. Y el contrato no puede basarse en un deseo sexual perecedero, pues al acabar el impulso inicial, la pareja no tendrá otro vínculo que el que egoístamente dictaron sus genitales. Por el contrario, un matrimonio sancionado por las familias y por la sociedad, suponía un compromiso que afectaba a la hacienda, la herencia y aun a la estabilidad de los círculos sociales de los contrayentes. De ahí la famosa frase que los románticos odiamos de “ya nacerá el cariño con el tiempo”.

De modo que ni el amor es eterno ni la interpretación del “hasta que la muerte os separe” se debe leer ahora igual que en el siglo XIV, cuando significaba que era un contrato vitalicio en el que los bienes de dos familias se unían para aumentar el valor patrimonial de las personas que las sucederían. Ahora el amor romántico se está poniendo en crisis desde otros lugares, pero no hace falta que siga.

Todo este armazón que analiza y desmonta las verdades eternas, las medias verdades y las verdades interesadas dictadas por los poderes fueron descritos y convertidos en herramienta por señor que se llamaba Louis Althusser. Especialmente en Lire Le Capital (“Para Leer El Capital”) y Pour Marx (“La Revolución Teórica de Marx”) es el autor al que nadie cita. Entre otras cosas porque con Althusser, ni Gramsci, ni Rosa, ni Lenin. Solo el materialismo histórico llevado al análisis del discurso y del poder. Solo un corte de mangas a quienes construyen las mentiras y luego les dan un nombre no recogido en el diccionario para darle carta de autoridad. No más ocultamientos.

Porque el análisis de la ideología es el análisis de la mentira. De las mentiras. Del aparato de engaño con el que nos someten. Llamar a la mentira posverdad es, ya, tragar con la mentira y el mentiroso. Althusser exige mucho. Mucho más que una lectura que ahora es difícil, oscura. Exige no creer en nada y luchar. Y la lucha es la misma. No va a haber una poslucha.

En resumen: no diga posverdad. Diga, bien alto, que nos mienten.

Anuncios

, , , , , , , ,

Deja un comentario

Vender el paraíso (en medio del diluvio).


Desde hace tiempo, la ecología, en los países mediterráneos, se ha topado con infinidad de obstáculos para salir adelante. Algunos de esos obstáculos son culturales: la convivencia entre especies, por ejemplo, es difícil de implantar en un país que era agroganadero hace solo dos generaciones y donde la revolución postindustrial llegó sin haber madurado la industrial primera, que a España, como casi todo, llegó muy tarde y de la mano de una derechona que ni entiende el avance tecnológico ni es capaz de concebirlo como fuente de riqueza a largo y medio plazo. Es lógico: en otros países la burguesía reemplazó a la nobleza como clase dominante. En el nuestro, la burguesía y la nobleza tenían lazos estrechos que, tras la rebelión fascista del 36 se hicieron casi invisibles. Hasta un entrenador de fútbol puede llegar a ser marqués. En otros países, el clero dejó de ser un poder fáctico en Estados laicos, burgueses y republicanos. En España aún dictan o tratan de dictar leyes y existe la posibilidad real de convertir el sucedáneo de democracia que tenemos en una teocracia encubierta.

España, además, fue superpotencia y, por tanto, un ente de consumo de recursos naturales voraz. Los conflictos aquí y en ultramar dejaron exhaustas, no solo las arcas comunes, sino las riquezas y los recursos disponibles para entrar en la era de la tecnificación. Tener gobernantes zafios, incultos, bananeros y partidarios del “¡viva la muerte!” o “¡que inventen ellos!” no ayudó –ni ayuda—de  ninguna manera a crear discursos que se nutrieran de una cultura de lo sostenible, de la innovación y de la convivencia con las especies del entorno. Por más que se diga ahora que muchas de las prácticas agroecológicas del pasado son aplicables al presente, tenemos que tener en cuenta que dichas prácticas incluían el desprecio por los animales considerados como pestíferos o amenazas para el ganado, utilización indiscriminada de pesticidas, sobreexplotación hídrica,  etc. No cualquier tiempo pasado fue mejor.

Si sumamos a todas estas condiciones materiales el que, salvo pequeños paréntesis, España lleva inmersa en crisis económicas –con ligeros y comparativamente breves períodos de mejoría no consolidada (sino que duran lo que duran las “burbujas”)—más o menos desde finales del siglo XV, tenemos a una población que lleva más de cinco siglos considerando un lujo o una marcianada cualquier cosa que signifique riqueza, mejora de la calidad de vida o consolidación económica a medio y largo plazo. La gente de aquí quiere, y es normal, solución a su vida de manera inmediata. Y mucho más ahora, una época en que se están empobreciendo a marchas forzadas capas de población que hace cinco o seis años aún colgaban las fotos de sus viajes a Cancún, Malasia o Nueva York, tenían dos coches y vivían en un chalet del extrarradio.

Decir al conjunto de la población española que una mina a cielo abierto contamina, que una nuclear puede petar y matar a cien mil personas, que los macroedificios de las playas acaban con la riqueza que hizo que se construyeran, que las prospecciones frente a las zonas de valor turístico son un atentado contra su riqueza y su vida futura, que merece la pena rescatar al lobo y al lince (por ejemplo),… es, en la inmensa mayoría de los casos, al menos inútil. Ya es difícil explicar por qué los mecanismos políticos han sucumbido al golpe de estado global financiero. Pero también parece frustrante e inútil hablar a la población mundial del calentamiento global, de la glaciación que se avecinaría, del agotamiento de los combustibles fósiles, o del fin del agua potable en casi la mitad del planeta. La gente quiere trabajo, bienestar, nivel de vida. Las personas quieren vivir bien y ser felices, confiar en que si dan a un interruptor la luz se encenderá, que podrán conducir un coche para viajar a sus anchas, que podrán disfrutar de su ocio y de sus relaciones sociales.

 

La gente no quiere aguafiestas.

 

Por eso la mayoría de las personas, en España, nos hace el mismo caso que los fumadores a las imágenes de las vísceras ahumadas o las encías con piorrea. Ninguno. Eso ya lo vivió Noé antes del diluvio. Y la población sigue riéndose del discurso ecologista apocalíptico. Y es porque no hemos aprendido nada de los mejores comunicadores de la historia (no, Monedero, no sois vosotros): las religiones monoteístas y, en especial, el cristianismo.

Como decía el increíble José María Lapeña, no hay oferta que tenga:

  1. Mejor logo. Simple, fácil de dibujar y transmitir y que admite miles de variantes de forma, tamaño, textura y color. La cruz, la media luna…
  2. Mejor red de comunicación. Además de los libros santos, tienen una red de púlpitos y mihrabs por todo el mundo y llegan a la práctica totalidad de su público potencial de modo presencial. Además, están infiltrados en gobiernos o gobiernan medio mundo.
  3. Mejor endorsement (celebrity que avala el producto). Lo que dicen lo ha dicho dios. Enseñadme una celebrity mayor, con más poder de convicción y, sobre todo, con más poder de castigo si no haces caso.
  4. Mejor wow factor. El hijo del dueño murió voluntariamente para que, por malos que seamos (o malas) podamos arrepentirnos y salvar nuestra alma. Y RESUCITÓ.
  5. Mejor promesa. La inmortalidad. Es insuperable, salvo quizá con el añadido musulmán –sexista—de las huríes.

La ecología política debería aprender, ahora hablando en serio, que debe –debemos—vender el paraíso. La Iglesia Católica entró en crisis en gran medida por centrar su mensaje en las penas del infierno en lugar de en las glorias del paraíso. Cuando la gente vio que el infierno no podía ser peor que la vida que llevaban  decidió fusilar a la clerecía y asaltar los edificios donde cada domingo contemplaban riquezas obscenas administradas por curas gordos y corruptos.

La parte esencial de nuestro discurso y de nuestra lucha es que queremos que las personas sean felices, vivan en armonía con los seres con los que comparte planeta, humanos y no humanos, y no esquilmen los recursos de los que depende su subsistencia. Dicho sea de paso, buscamos de nuevo la equidad y la limitación del consumo cuya consecuencia inmediata sería un mayor respeto por los derechos humanos y una desactivación de gran parte de las causas inmediatas de los conflictos armados.

Es necesario que nuestros mensajes en positivo, que vendan el paraíso en el que creemos, sean claros, contundentes, notorios… y lleven a la gente a profundizar, en un segundo paso, en la parte más compleja de nuestras propuestas. Tenemos que crear equipos comunicativos eficaces y rodearnos de personas expertas para atender a todos los frentes comunicativos., especialmente que tengan y nos dejen claro que tres o cuatro mensajes pertinentes, sencillos (inteligibles, no “simples”) y muy repetidos son más eficaces que explicar el problema del gas esquisto, por ejemplo, en toda su complejidad. Es impepinable que expliquemos de palabra y sobre todo obra que creemos que hay que sacrificar muchos sobreentendidos para empoderar a la mujer en la equidad de las organizaciones, las empresas y la vida cotidiana.

Pero no hace falta indignar más. Las personas ya están indignadas. Necesitan saber (como lo necesitarán quienes han votado a los voceros del apocalipsis circular) qué plan tenemos. Cómo lo financiaremos. Por qué nosotros y nosotras tenemos un plan y otros no. Dónde y por qué ha funcionado… Cuál es nuestra visión de un futuro con personas más felices, con financieros y ladrones más infelices. Un futuro habitable, sostenible, en equidad y real.

Ya hemos avisado del diluvio y tenemos los planos del arca. Llamemos a todas y a todos a subir. Porque ya empezó a llover.

, , , , ,

Deja un comentario