Archivos para 23 enero 2013

Carta a los Parlamentarios Españoles.


Estimadas Señorías de ambos sexos y de todo el espectro político:

Como ciudadano que paga por casi todo y que ahora es feliz poseedor de un banco malo, de activos tóxicos y de un país en ruinas.

Como ciudadano que siempre creyó en el sistema democrático, incluso a costa de sus Señorías y de sus diversos desmanes, omisiones, tropelías y miradas de soslayo.

Como nostálgico de un mundo en el que la sanidad, la educación, la justicia y los derechos humanos estaban protegidos por una Constitución que vds. se han pasado por el forro.

Como persona que cree que es la solidaridad y no la caridad, la igualdad ante la ley y no el apego a unas siglas y la consideración de que lo público es de todos lo que debe regir las relaciones en un contrato social.

Como hombre que ha tratado en lo posible de, si no ser bueno, al menos no tocar las narices al personal próximo y lejano.

Como trabajador que sabe que cuando a otro trabajador o trabajadora le descuentan de la nómina para pagar su paro y su pensión no está ejerciendo un privilegio, sino que es beneficiario de o beneficiaria de un derecho que se ha costeado por más que vds. y sus ideólogos neocon nos vendan que vivimos en el mundo del fraude obrero y no del robo masivo por parte de los poderes privados al servicio del mercado,

exijo:

Que se investiguen y se publiquen de inmediato los beneficiarios y pagadores de las comisiones opacas que se han pagado por la ejecución de contratos y que han dado lugar a los recientes escándalos de corrupción. Porque, Señorías, vds. y yo sabemos perfectamente quiénes son los corruptos. Muchos de vds. no tienen más que mirarse al espejo (si les queda valor y decencia para hacerlo) a la hora de averiguar quiénes son dichos coruptos.

Pero yo quiero saber quiénes son los corruptores. Qué obras y servicios contrataron. Cómo pagaron y a quiénes y por qué conceptos. Cuánto sumó todo eso y en qué medida eso contribuyó a financiar esta gran mascarada que cada cuatro años llaman vds. normalidad democrática.

Igual publicando esa lista de corruptores y las circunstancias en las que se ganaron concursos frente a opciones honestas nos empezamos a explicar la existencia de esos aeropuertos sin aviones, esos auditorios sin conciertos, de esas carreteras sin coches, de esos parques sin árboles, de esos trenes sin viajeros, de esas estaciones en medio de la nada, de esos monumentos horteras y estúpidos que tenemos ahora que mantener, rescatar y volver a pagar una y otra vez.

Señorías: puede que al principio sea doloroso. Pero no se preocupen. No delatan a gente honrada. Delatan a sus marionetistas. A quienes hicieron que se olvidasen de su decencia, de su dignidad, de los sueños que una vez alimentaron en una universidad, en una asociación de vecinos, en una asamblea de barrio.

Límpiense el lodo Señorías. Porque si no, les llegará, tarde o temprano, otra justicia. Mucho menos comprensiva, menos discriminadora, más acuciante. Y entonces será demasiado tarde.

Digan quiénes son y qué precio, Señorías, pusieron a su honorabilidad. Por acción, por omisión, por desconocimiento, por no poner los medios.

Arrepiéntanse. Penitenciágite.

Reciban un preocupado saludo.

Juvenal García.

P.S.: Hagan esta carta extensiva por favor a cuantos cargos locales y autonómicos crean que pueden sentirse concernidos.

Anuncios

, , , ,

Deja un comentario